jueves, 12 de mayo de 2016

Tartaletas con mermelada y queso fresco

Aquí está la receta que os prometí en el último post.

Las hice para un cumpleaños muy especial en el que ninguno de los invitados era vegano, y claro, tenía que esmerarme  (estuve tres días esmerándome, pero quedó todo de rechupete y al día siguiente incluso llamó por teléfono la hija de una de las invitadas para decir que su próximo cumpleaños también lo quiere celebrar vegano :-))


Son algo engorrositas, porque hay que hacer cada cosa aparte, pero es que a mí me gusta lo casero, ahora, que si queréis comprar las tartaletas (o la masa ya hechas) y la mermelada ídem, pues adelante (de paso también compráis el queso y la mar de fácil, ja, ja).

Necesitamos:

Tartaletas de pasta quebrada
Mermelada de grosellas negras
Queso untable vegano a las finas hierbas

Bueno, lo primero que tenemos que hacer es las tartaletas de pasta quebrada:
 
250 gr harina integral de espelta
90 ml aceite de girasol
2½ cucharaditas de levadura en polvo
Una pizca de sal
6 cucharadas de agua
Un molde  para tartaletas (es como el de las magdalenas pero con los huecos más chicos)

Mezclamos la harina, la pizca de sal y el aceite. Amasamos con los dedos, hasta que nos quede como serrín. Después añadimos el agua y seguimos amasando con las manos. Debe quedarnos una masa ligera, pero que no se desmorone. Si es necesario ponemos un poquito más de agua.

Extendemos la masa con el rodillo sobre una superficie plana hasta obtener un grosor de unos 3 ó 4 mm (esto es sólo aproximado), con un vaso o copa cortamos círculos (deben ser más grande que la circunferenca del molde) y los colocamos con cuidado en cada hueco hasta el borde y pinchamos varias veces con un tenedor.

Horneamos en el horno precalentado a 180° durante unos 20 minutos (o hasta que estén dorados, procurando que no se quemen). Dejamos enfriar.

Con la masa que nos sobre podemos hacer galletitas saladas (se les puede echar un poco de sal una vez cortadas), no olvidéis pincharlas con un tenedor. Están muy ricas para canapés o simplemente untadas con algún paté o el queso untable.

A continuación hacemos la mermelada (si no la tenemos de otra ocasión). A mí me gusta poner una mermelada con un sabor algo ácido y fuerte, la de fresa seguro que también está buena, pero me resulta algo dulce de más, por eso he elegido la mermelada de grosellas negras.
La receta base (que ya os pondré aparte en otro post con fotos y todo eso) es:
 
750 gr grosellas negras
100 gr xilitol

Lavamos las grosellas y las cocemos en una cacerola con la estevia y el xilitol hasta que se hay reducido el liquido que sueltan.

Echamos la mermelada caliente en botes de cristal esterilizados, cerramos y ponemos los botes bocabajo para que se haga el vacío. Una vez abierto el bote conviene consumirla en el plazo de una semana, ya que si no fermenta.

Los botes podemos esterilizarlos fácilmente llenándolos de agua hirviendo (no olvidar la tapadera y el borde). Tiramos el agua y los dejamos secar bocabajo.

Una vez frías las tartaletas y la mermelada, rellenamos las tartaletas con la mermelada:



Y por último echamos el queso untable en una manga pastelera y decoramos las tartaletas. Como toque final podemos colocar encima un trocito de nuez (o lo que se os ocurra).




¿Te apetece una?


4 comentarios :

  1. Cómo te lo curras Rocío!! Todos los invitados estarán pensando en hacerse veganos después de comer estas tartaletas!! :) Te quedaron monísimas, y la mermelada tiene una pinta deliciosa! El año que viene te invito en febrero a Mallorca y entre las dos montamos un doble cumple veggie de rechupete jeje
    Besitos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ester, te cojo la palabra, en serio, que tenemos ganas de ir a Mallorca y visitar a unos amigos (y por supuesto me muero de ganas de conocerte en persona. Hace unas semanas nos hemos hecho un viajito y he conocido a Inma de "Historias vegetarianas" y a Celia de "Naradiet", son las dos un encanto y ha sido precioso conocernos). Si nos lo proponemos podemos hacer una fiesta de cumpleaños doble super chula :-))
      Un beso gordo!

      Eliminar
  2. Mmmm, qué ricas tartaletas Rocío. Como mi hermana es vegana, me vienen muy bien tus ideas (bueno, y yo no soy, pero también me apunto a comerlas, ja,ja). Muchas gracias y un besico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves que los veganos no nos privamos de nada. A lo mejor te animas... ;-)
      Un beso!

      Eliminar

Tus comentarios y propuestas son bienvenidos y dan alegría e inspiración a "Las cosas de Rocío". Gracias.