viernes, 27 de junio de 2014

Taller de cocina mediterránea

¡Hola!, ¿cómo va el veranillo?, yo con unas ganas enormes de ir a la playa, pero de momento me voy a tener que esperar, porque aquí de playa poco ;-). 

Y como siempre hay recursos para no echar mucho de menos mi tierra, dí ayer un curso de cocina mediterránea con el típico dilema de qué platos elegir, ya que sólo teníamos tres horitas, je, je.



¿A que no os podéis imaginar lo que me pasó?, ¿quién ha dicho que se me olvidó hacer fotos?, pues sí, habéis acertado, me dí cuenta cuando ya íbamos por la tercera receta, y es que, hija, una no puede estar en todo ;-)

De primero hicimos un ajo blanco, sopa típica de Málaga. No encontré uvas moscatel, pero las que pusimos tampoco estaban nada mal. El efecto sorpresa estaba garantizado, las alumnas no salían de su asombro de que pudiera estar bueno, pero....hete ahí que les encantó, ¡viva!
Con las prisas de hacer la foto ajusté mal la luz y salió todo rosáceo, (la vié en rose ♫) ;-)

Como la idea del taller era hacer platos fresquitos aptos para fiestas al aire libre y con toque mediterráneo, seguimos con unos tomatitos rellenos de no-atún (inspirado en la receta mi amiga bloguera de Gastrocenicienta. Un abrazo, Míriam, fue todo un éxito :-))

A continuación nos atrevimos con una magnífica tortilla de patatas (aquí me dí cuenta de que se me había olvidado hacer fotos, y me desquité ;-)

Batir los "huevos" (harina de garbanzo)
Freir las papas
Mezclar "huevos" y papas
Poquito a poco se cuece la tortilla
¡A la rica tortilla de papas!

Y de postre un delicioso, refrescante y ligerito mousse de limón servido en copas antiguas (al que también se me olvidó hacerle fotos. Voy a tener que comer rabillos de pasa, je, je).

Suma sumarum éste fue el resultado:
Sólo faltó el sol veraniego y el abanico, pero como entre otras cosas era de noche, pues no hubo pena ;-)
Volveremos con más talleres en otoño, que me voy a pasar el verano a nuestra casita de Austria, sí, la de las mariposas en las ventanas.

¡Feliz verano a todos! y los que vayáis a la playa, daros un bañito por mí (a ser posible con olas, que me encantan!! :-))







martes, 24 de junio de 2014

La llamada de la naturaleza

¡Qué bonito está el campo! Por más que me paseo no me canso de verlo y de descubrir milagro tras milagro, y es que nos parece lo más natural del mundo, y lo es ;-), pero ¿no os habéis quedado nunca con la boca abierta y el sentimiento de: "¡increible, la naturaleza es sabia!"?

El otro día fue uno de esos, primero me encontré con esta escena:

Allá voy a incubar mis huevecitos




Uno, dos y tres

Así, bien calentitos...
Pon la comida por aquí cerca, cariño

Aquí estoy la mar de a gusto

¡Precioso!, verdad? No sé de qué pájaros se trata, pero no me importa, en realidad no me hacen falta etiquetas.

Un poco más allá me encontré un auténtica colonia de ranas o sapos (...igual... ;-)


y de pronto:

oooooyy, lo que le sale!,  si parece un chicle doble...

y luego hubo concierto:

video

Ja, ja, ja

A pocos metros de ahí la danza de amor de las libélulas:

Vida llena de misterios


Y una vez en el lago, algo super tierno:

¡qué bonito, por Dios!


Y para terminar, oro puro pero con magia:

Cuando sopla el viento, el brillo te llama, el cuerpo sigue el compás y sientes que eres UNO con el universo
Hay que vivirlo para sentirlo, y así me gusta, porque ningún avance de la técnica podrá igualarse jamás a la perfecta simplicidad de la naturaleza.






miércoles, 18 de junio de 2014

Supermercado vegano Veganz

Hace unos meses me dí una vueltecilla por Berlín y descubrí cosas muy interesantes, algunas de ellas ya os las comenté aquí y aquí, ¿os acordáis?

Bueno, pues hoy me toca presentaros la cadena de supermercados veganos Veganz. Hagamos un poco de historia: 


La primera tienda Veganz se fundó en 2011 en la Schievelbeiner Straße en Berlin. El creador de la idea fue Jan Bredack, exitoso manager de Mercedes-Benz, que después de sufrir un burn-out decidió cambiar de vida, se hizo vegano y se dió cuenta de que la vida merece ser vivida y defendida, por lo que se propuso extender la forma de vida vegana a través de este proyecto, que no se reduce únicamente a la cadena de supermercados, sino que incluye la colaboración en proyectos que favorezcan un trato justo y ético respecto a las personas, los animales y el medio ambiente, aparte de ofrecer catering, talleres de cocina y participar en eventos variados.

El supermercado ofrece una enorme variedad de productos de alimentación para personas y animales, así como cosmética, productos de limpieza y libros. Todo es vegano y lo que más atrae es la variedad, con por ejemplo más de 100 clases diferentes de quesos veganos:


tartas crudas y helados:


"carnes" y delicatessen para la barbacoa:


"pescado" y "gambas":


frutas y verduras biológicas,  cereales y semillas a granel


y muchas cosas más.

Desde entonces Veganz, con su lema "wir lieben leben" ("amamos la vida") y "yes ve gan" (que es algo así como "yes we can", pero en vegano ;-)) ha instalado nuevas tiendas en Berlin-Friedrichshain  (Warschauerstrasse 33)


Hamburgo (Schützenstr. 21), Frankfurt am Main (Spessartstr. 2),  y Munich (Baldestr.21)

Además tiene previsto abrir nuevas filiales en Leipzig y Essen en Alemania y en Praga.  

Y ahora viene la parte divertida. La semana pasada nos invitaron a la inauguración de la filial en Viena en la Margaretenstr. 44


Probamos unas cosas riquísimas, y con tanto probar se me olvido hacer fotos. Pillé a este casi de refilón ¡qué despiste!,  ;-)


Nos alegramos de volver a ver a Felix Hnat y poder felicitarle porque por fin ha terminado positivamente el largo e injusto proceso al que les sometieron (a él y otros activistas veganos en Austria) durante varios años y que les ha costado no sólo tiempo y dinero, sino que ha marcado sus vidas probablemente para siempre. Pero ¡arriba los corazones, que al final todo ha salido bien!

A la derecha Felix y Jan

También conocimos a Timo Hildebrand (antiguo jugador del FC Valencia FC y de la selección alemana)


y otros "peces gordos" (en el mejor sentido de la palabra ;D):

Karl Schillinger, propietario del restaurante vegano Schillinger en Großmugl, cerca de Viena

y Patrick Baboumian, el hombre más fuerte de Europa, vegano y simpático

También estaban Thomas Reichel y Dirk Zimmermann de la zapatería vegana Avesu y Jasmin Schister de la tienda de ropa y cosmética natural y ecológica Muso Koroni. 

Fue un evento de lo más animado, interesante, divertido, enriquecedor, en fin todo muy bien, ¿qué más os voy a contar?, y hasta pude aprovechar para hacer unas comprillas ;-)

domingo, 15 de junio de 2014

Rollitos de patata con hierbas silvestres

Aquí traigo una nueva receta con hierbas silvestres. Se trata de un brazo de gitano cortado en rodajitas y adornado con muchas flores (por supuesto también silvestres). 

Es un plato muy refrescante y vistoso que adorna de maravilla las fiestas de verano. Se puede preparar el día anterior y adornar antes de servir.

 
¾ kg patatas
Leche de soja
Aceite de oliva
Nuez moscada
1 buen puñado de hierbas silvestres por ejemplo: pie de cabra (podagraria), diente de león, llantén, acedera, pié de león (no coger muchas de las hierbas amargas)
100 gr tofu
1 diente de ajo
Zumo de limón
Sal
Levadura de cerveza (opcional)
Algunas flores de chirivita, diente de león, hiedra terrestre, borraja u otras flores comestibles

Cortamos el tofu en daditos pequeños y lo ponemos a macerar durante una hora con sal, zumo de limón, algo de agua (para que no quede demasiado ácido) y un poco de levadura de cerveza (opcional).

Lavamos y cocemos las patatas hasta que estén tiernas. Luego las pelamos y machacamos, añadimos un chorrito de leche de soja, otro de aceite de oliva, algo de sal y nuez moscada. Mezclamos bien hasta obtener un puré suave pero con cuerpo (que no se pegue). Extendemos el puré sobre un trozo de film de plástico de cocina formando un rectángulo de 1 cm de grosor aproximadamente.

Lavamos las hierbas y las pasamos por la batidora junto con una parte del tofu y el diente de ajo. Añadimos un poco de leche de soja o de agua si está demasiado espeso, pero cuidando de que no nos quede demasiado líquido, ya que vamos a rellenar el rollo de patata con esta mezcla). Agregamos el resto del tofu, mezclamos bien y extendemos la crema sobre el puré de patata. Con ayuda del plástico vamos enrollando cuidadosamente. Liamos el rollo en el plástico y lo metemos en la nevera durante una hora.

Pasado este tiempo cortamos el rollo en rodajas de unos 2 cm de grosor y las vamos colocando en una fuente de servir. Adornamos al libre albedrío con las flores, y listo para servir.

Esta foto es del taller de cocina con hierbas silvestres

domingo, 8 de junio de 2014

Tartitas con mousse de fresa. ¡Felicidades Rocíos!

Hoy es mi santo y el de todas las Rocíos, aunque las buenas rocieras lo celebran el lunes de Pentecostés. Es un santo muy chulo, porque cada año cae en un día distinto.

Así que he decidido regalarme estas tartitas con mousse de fresa, y esta vez, por ser mi santo ¡va con receta!, a pesar de ser algo laboriosas (ya sabéis que el objetivo de mis recetas es que sean fácil de preparar).


La receta está inspirada en la tarta con mousse de frutilla de los chicos de Dimensión vegana (un blog super inspirador con recetas increíbles).

Aquí va mi receta:
 
Bizcocho:
200 gr harina integral de espelta
100 gr avellanas molidas
2 cucharadas de cacao en polvo
4 puntitas de cuchillo de estevia
60 gr xilitol
1 cucharadita de canela en polvo
Esencia de vainilla
1 sobrecito de levadura en polvo
1 pizca de sal
1/8 l. vino tinto
80 gr aceite de girasol
100 ml leche vegetal

Mermelada de albaricoque:
100 gr albaricoques secos (orejones)
1 puntita de cuchillo de estevia
1 cucharadita de xilitol

Mousse:
100 gr anacardos remojados en agua durante varias horas
250 gr fresas
3 puntitas de cuchillo de estevia
50 gr xilitol
100 ml leche vegetal
1 cucharadita rasa agar-agar

Glaseado rojo:
150 ml zumo de fruta roja (o agua con un chorrito de zumo de remolacha)
1 puntita de cuchillo de estevia
1 cucharadita rasa de agar-agar

Para hacer esta receta no debemos olvidarnos de remojar los anacardos varias horas antes (mínimo 6 horas) y los orejones (mínimo una hora).

Primero hacemos el bizcocho. Encendemos el horno a 180°.

Mezclamos la harina, las avellanas, el cacao, la estevia, el xilitol, la canela, la levadura, la sal y la vainilla. Luego añadimos el aceite, el vino y la leche, removiendo continuamente.

Vertemos la mezcla en un molde redondo (unos 24 cm Ø) o cuadrado (22 x 22 cm) y lo metemos en el horno a 180° durante 30-35 minutos. Pinchamos con un palillo de madera y si sale limpio está el bizcocho listo. Lo dejamos enfriar antes de seguir trabajando.

Hacemos la mermelada pasando por la batidora los orejones escurridos con la estevia y el xilitol.

Una vez enfriado el bizcocho cortamos bizcochos más pequeños con un molde. Sólo debemos cortar tantos bizcochitos como moldes tengamos, ya que los necesitaremos para seguir trabajando.

Ahora cortamos cada bizcochito por la mitad horizontalmente y los rellenamos de mermelada. Volvemos a meterlos en los moldes y apretamos un poco.

Para hacer la mousse de fresa molemos con la batidora los anacardos sin agua, 150 gr de fresas, 50 ml de leche vegetal, la estevia y el xilitol hasta obtener una crema suave. Cortamos el resto de las fresas en pedacitos pequeños (excepto dos o tres para el adorno) y lo añadimos a la crema. Aparte mezclamos 50 ml de leche vegetal con el agar-agar y lo llevamos a ebullición removiendo continuamente durante unos minutos. Lo apartamos del fuego y echamos un poco de la crema sin dejar de remover. Poco a poco vamos añadiendo todas la crema y la repartimos en seguida en los moldes con el bizcocho relleno. Metemos en la nevera al menos una hora.

Por último hacemos el glaseado mezclando el zumo con la estevia y el agar-agar. Lo dejamos hervir unos minutos removiendo continuamente y lo repartimos encima de cada tartita. Podemos decorar con unas hojitas de menta (o de melisa) y media fresa. Lo dejamos enfriar en la nevera hasta que se cuaje.


 Y de nuevo ¡muchas felicidades a todas las Rocíos!

miércoles, 4 de junio de 2014

La otra cara

Todo lo que tiene una parte de delante también tiene una parte de atrás. Así es en este mundo dualista. Aunque todo es relativo y según desde donde se mire ;-).

¿Os acordáis de aquellas mariposas primaverales que me sorprendieron una mañana?, ¡sí, éstas!


bueno, pues esto es la parte de delante, vaya, cuando la ventana está cerrada, porque para los que aún no lo sepáis, se trata de contraventanas, y luego, cuando se abre y doblamos para acá y para allá nos encontramos con esto:

a la izquierda
y a la derecha
Ya os las enseñaré cuando me las monten, ¡qué ganas tengo de verlas listas!