miércoles, 27 de noviembre de 2013

"Eine Reise ins Glück" (Un viaje a la felicidad )

No sabía muy bien dónde poner este post, si en "Creaciones" aunque no es una creación mía, pero se trata de algo artístico, o si pegaba más en "Lugares", aunque en este sitio no ponen comida vegana ni nada que se le parezca, sino que se trata de un viaje. Y al final me he decidido por "Lugares".

Sí, este fin de semana pasado hemos representado en Küssnacht la obra musical "Eine Reise ins Glück" ("Un viaje a la felicidad") compuesta por Rolf Sommer y Hansjörg Römer. Se trata de un viaje en autobús y en barco por la Suiza central, con todas sus peripecias, incluida la historia de Guillermo Tell (héroe legendario suizo), una acalorada discusión entre hombres y mujeres y la huida del guía, que harto de que nadie le haga caso, decide darse de baja.

Yo soy la de los pantalones amarillos, y el de la camisa de cuadros el guía, que es en realidad el dirigente del coro de mujeres


A mi esto del teatro me encanta, pero nunca pude imaginarme estar en lo alto de un escenario en Suiza y cantando en un coro con orquesta incluida. ¡¡Qué divertido, y en Febrero repetimos!!, que no todo es frío por estas tierras :-)

Todos estamos muy ambientados para nuestro viaje a la felicidad ;-)
Ganz liebe Grüße an den "Frauenchor Einsiedeln" und an den "Männerchor Küssnacht" !!

Y para que no os quedéis con las ganas, aquí va un pequeño vídeo (se mueve mucho y la luz estaba muy fuerte, pero aparte de eso veréis qué bonito) ;-)


video


¿A que está super guay? Yo al menos me lo pasé estupendamente :-))

jueves, 21 de noviembre de 2013

La mariposa remolona

No os podéis ni imaginar lo que me he encontrado a pesar del frío que hace ya, (bueno, es que yo juego con "ventaja", porque viviendo cerca de las montañas suizas y a 900 m de altura no hace falta ni que haya nieve, sólo con abrir la ventana entra un frío pelón que no te digo, y si encima hay nieve ya parece que es Navidad y casi nos ponemos a cantar villancicos. Esta es la vista desde mi ventana:

....brrrrr!!
El día menos pensado me encuentro a Heidi ;-). Aunque ahora debe de estar en la cabaña del abuelo, o en Frankfurt, no sé).

Pero a lo que iba, eso increíble que me he encontrado a pesar del frío es nada menos que: 
¡Una mariposa!

Por lo visto se había escondido en algún rincón de mi archivo de fotos y allí estaba ella, cómoda y remolona. Le he preguntado que si no le importa aparecer en esta época por mi blog, y me dice que no tiene inconveniente, que en su dimensión es pleno verano y ella está la mar de a gusto, así que aquí la tenéis:

Y como  a las mariposas (al menos en mi campo) les gusta la compañía, pues se hizo amiga de esta otra mariposa que ya conocéis:


y juntas alegran la ventana de mi cuartito de estar en la casita de Austria. Mirad que felices están:

 
  ¿A que se quita el frío? ;-)

martes, 19 de noviembre de 2013

Aclaración sobre endulzantes

Antes de seguir escribiendo recetas quisiera hacer una aclaración sobre los endulzantes.

Como ya escribí aquí, utilizo estevia para endulzar porque no daña a los dientes y ya estaba harta de ir al dentista (por muy amable que fuera). Desde que dejé de tomar azúcar, miel y otros tipos de endulzantes de este estilo (como siropes y jarabes) no he tenido problemas con nuevas caries. 
 
Foto: cuidandomimundo.com
De todas formas reconozco que la estevia no endulza tanto como los otros endulzantes, ya que aumentar la dosis no implica mayor dulzor, sino que aumenta el sabor de fondo de la estevia y resulta un tanto amargo, por lo que además resulta difícil de dosificar. Muchos productores de edulcorantes a base de estevia se han dado cuenta de esto y han fabricado productos fáciles de dosificar, pero que en parte contienen otros ingredientes no aptos para el uso que se le quiere dar a la estevia (como azúcares, enmascarados bajo nombres como maltodextrina, dextrosa - que no es otra cosa que glucosa - y similares, o incluso fructosa - azúcar de fruta). Estos productos parecen más baratos que la estevia pura (yo uso el polvo blanco: steviolglycoside), pero si consideramos que la dosificación es de 1:1 respecto al azúcar y que a cambio 1 gr de steviosid equivale a 300 gr de azúcar, podemos darnos cuenta fácilmente de que la estevia pura sale a la larga mucho más barata, aunque en un primer momento el desembolso de dinero sea superior (a mí un kilo de estevia me dura lo menos tres años).

A pesar de todo hay mucha gente que no es amiga de la estevia, pero esto no es ningún problema. Incluso sin necesidad de utilizar azúcares ni edulcorantes químicos es posible lograr el grado de dulzor deseado rectificando las recetas con estevia con otros endulzantes naturales. Las ventajas son que mantenemos los beneficios de la estevia, no notamos ese sabor de fondo y nos sale más económico que si usáramos exclusivamente esos endulzantes naturales (me refiero al xilitol y al eritritol).
xilitol de madera
El xilitol también se conoce como azúcar de abedul
Foto: www.xilitol.es

Y esto es precisamente lo que quiero aclarar: Mis recetas se pueden rectificar fácilmente añadiendo simplemente unas cucharadas de xilitol (al menos esto es lo que yo uso), depende de cómo os guste de dulce. Pero os aconsejo que no abuséis del xilitol, ya que (al principio, hasta que el cuerpo se acostumbra) tiene efectos laxantes, y además os digo por experiencia que las cosas demasiado dulces pierden su sabor, sólo saben a eso, a dulce. Haced la prueba y al cabo de pocos meses veréis cómo descubrís sabores que antes estaban enmascarados por el dulzor, y ya no querréis comer cosas tan dulces como antes.

Aparte de esto están los beneficios para la salud de los dientes, de los intestinos (como cándida) y la posibilidad que le abre a los diabéticos de endulzar de forma natural. Pero ya que no soy experta en temas de nutrición, me abstengo de dar recomendaciones en este sentido, sólo puedo hablar sobre mi experiencia respecto a los dientes.

El xilitol sirve incluso como colutorio bucal, ya que impide que las bacterias actúen sobre los dientes, impidiendo así la formación de caries. En casa nos enjuagamos la boca con xilitol antes de acostarnos, simplemente enjuagar, escupir y ¡a la cama!, ¡buenas noches!



A continuación os muestro una tabla con las ventajas e inconvenientes de la estevia, el xilitol y el eritritol:



Estevia
Xilitol
Eritritol
Ventajas
Edulcorante vegetal
Edulcorante natural Edulcorante natural


Sin calorías


Pocas calorías




Dosificación 1:1 como azúcar




No daña a los dientes Protección especial contra caries No daña a los dientes


No influye el nivel de insulina
Influencia leve en el nivel de insulina
No influye el nivel de insulina


300 veces más dulce que el azúcar




       Desventajas Falta de volumen para bollería Poder edulcorante levemente inferior al azúcar Poder edulcorante claramente inferior al azúcar (aprox. 70%)


Difícil de dosificar, la sobredosificación deja un sabor de fondo
Sólo contiene un 50% menos calorías que el azúcar






Poder laxante a partir de 0,5gr / kg de peso corporal
Poder laxante a partir de 1gr / kg de peso corporal






No apto para bebés y mujeres embarazadas

Ahora depende de vosotros lo que querías usar.

Y aquí me despido por hoy, que ya está bien ;-)

Que tengáis un día muy dulce, ja, ja.







martes, 12 de noviembre de 2013

Tarta de Linz

Como lo prometido es deuda, hoy os voy a dar la receta de la tarta de Linz, una tarta con historia, ya que parece ser que es la primera receta de tarta que se escribió en el mundo, allá por el siglo XVII, y está recogida en un libro de cocina y "otras cosas útiles" de la condesa Anna Margarita Sagramosa. 

Exactamente no se sabe de dónde proviene, pero se dio especialmente a conocer en el siglo XIX a través de Johann Konrad Vogel, un pastelero bávaro que emigró a Linz y allí se casó con su jefa, la viuda Katherina Kreß. Se dedicaron a producir la tarta a gran escala y la hicieron famosa, convirtiéndola en una especie de souvenir de la ciudad de Linz, de ahí el nombre: Linzertorte.

La receta original es algo más laboriosa que la mía, pero como también las cosas sencillas pueden estar muy ricas ¿para qué nos vamos a complicar la vida?



150 gr almendras picadas
250gr harina integral
120 ml aceite de girasol
1 cucharadita de clavo molido
1 cucharadita de canela molida
1 cucharada de cacao en polvo
3 puntitas de cuchillo de estevia
1 pizca de sal
100 ml leche de soja o agua
Mermelada de alguna fruta roja (la receta original es de grosellas)

Mezclamos los ingredientes secos: harina, almendras, estevia, una pizca de sal, el cacao, el clavo y la canela. Le añadimos el aceite y trabajamos la masa con los dedos. Debe quedarnos como un serrín. Agregamos el agua (o leche de soja) y mezclamos.

Encendemos el horno a 180°.

De la masa apartamos un trozo para hacer la rejilla. Con el resto forramos un molde redondo de unos 26 cm Ø previamente engrasado y enharinado. Cuidamos de subir los bordes y extendemos la mermelada por encima.

Añadimos un poco de harina a la masa que hemos apartado para poder trabajarla si que se pegue. La extendemos con un rodillo y cortamos tiras con un cuchillo. Vamos colocando las tiras sobre la capa de mermelada formando una rejilla.

A continuación metemos la tarta en el horno durante 20 minutos, luego subimos el calor a 200° y dejamos que se siga haciendo durante 10-15 minutos más. Comprobamos que la masa no quede cruda pero cuidando también de que no se queme. Dejamos que se enfríe antes de desmoldarla, si no se desmorona. ¡Y lista, a disfrutar! Cuanto más tiempo le pase más rica está, así que la paciencia será recompensada ;-)



miércoles, 6 de noviembre de 2013

Tarta del día del veganismo

¿Qué tal pasasteis el día del veganismo?, sí, el 1 de Noviembre.

A mí se me fue volando preparando la tarta vegana (bueno, todas mis tartas son veganas, pero esta más). El caso es que no pretendía hacer nada complicado, pero le fui cogiendo el gustillo y probando sabores, consistencias, ingredientes me pasé un día de lo más entretenido y autodidáctico. Cuando llegó la hora de irnos (que quisimos celebrar el día en la Vegelatería, donde había una cena especial), apenas me dio tiempo de hacerle una foto a la tarta y .... mañana la probaremos .....


 Y así fue, la probamos al día siguiente. ¡Qué buena por dios! y eso que no tenía nada que ver con el original, y es que quise hacer una tarta alemana que se llama "Schwedenkirsch" (algo así como "cereza sueca", que nadie sabe de dónde viene el nombre), pero cuando la tenía ya medio enjaretada me dice mi marido: "así no es, tiene que ser mucho más plana", luego en internet me entero de que lleva nata debajo de las cerezas, y por último mi suegra me dice que de nata nada. Total, que yo me lié la manta a la cabeza e hice lo que me dio la gana, ahora, que con mucha dedicación y mucho gusto, que todo era de artesanía, desde la mermelada hasta el mazapán de castañas, y las cerezas eran de aquellas que recogimos este verano en el huerto de la vecina (¡cómo han cundido!).


En vista del pedazo de tartón que me salió y de que estaba tan rica, decidimos ponerla a prueba entre vecinos y amigos no veganos, y ¡chan-ta-ta-chán!, ¡éxito total! Estoy emocionada porque quiero ofrecer talleres de cocina y pastelería veganas y sin azúcar, y para mí era muy importante saber si mis recetas gustan. El primer paso está superado, ahora hay que dar el segundo, ¡deseadme suerte!


Esta vez no hay receta, porque sólo quiero ofrecer recetas fáciles de hacer, pero podéis recrearos la vista con las fotos, que con sólo verlas ya alimenta. Y si sois buenos y pacientes pronto podréis leer la receta de la tarta de Linz (Linzertorte), que también está muy rica :-)


lunes, 4 de noviembre de 2013

El arco iris

Sin lluvia y tormentas no habría arco iris

¿Y qué hay al final del arco iris?


Un lugar donde soñar, yo he estado allí

viernes, 1 de noviembre de 2013